90 días para cambiar mi Vida

2 Dic

90.dias.11.small

¿Por qué cambiar mi Vida?

Llevo muchos años trabajando para mejorar mi vida y ser feliz.

Sanar, expandir mi conciencia y cambiar lo que ya no me sirve son cosas que seguiré haciendo y practicando toda mi vida.

Creo que siempre podemos querernos más, vivir más  realizadas, crecer, ir más allá de nuestras limitaciones.

Siempre.

En este camino, también existen momentos en los que se puede concentrar una gran dosis de energía en sanar.

Eso es lo que pretendo hacer en estos 90 días.

Concentrar mi energía en sanar lo que me pesa para seguir mi camino más liviana, crear nuevas maneras de vivir para darle vuelo a mis alas y aprender a usar nuevas herramientas que apoyen mis sueños.

Quiero brillar para vivir al máximo de mi potencial y para poder enseñar a otras personas a hacer lo mismo.

¿Qué voy a cambiar?

Mi enfoque está en hacer cada día las cosas que contribuyen a mi bienestar, a sanar y a crear lo que deseo en mi vida.

Considero que lo que se practica a diario es tremendamente poderoso para generar cambios.

RUTINAS DIARIAS

  • Hacer Yoga
  • Meditar
  • Escribir y decir afirmaciones positivas
  • Compartir con todos ustedes lo que me va sucediendo y cómo va siendo la experiencia

HERRAMIENTAS QUE VOY A UTILIZAR

  1. El programa entero de Louise L Hay “Usted puede sanar su vida”, que ya hice varias veces a lo largo de los años y con el que se trabajan las distintas áreas de nuestras vidas (relaciones, dinero, salud, etc…)     El utilizar el libro de Louise forma parte de sanar heridas y sentimientos dolidos, emociones estancadas, mi niña interior y mi ego.  Además, sirve para  cambiar creencias negativas y crear experiencias positivas.
  2. El libro “Estrategias para el éxito” de Philip C. MacGraw, que ya empecé hace semanas. Un dato curioso acerca de mi encuentro con este libro: se encontraba en la biblioteca de la casa que alquilo. El autor es muy conocido en Norte América (Dr Phil) y yo jamás habría elegido comprar un libro suyo porque la imagen que tengo de él es de alguien que tiene un programa de televisión donde ventilan los problemas de la gente. A pesar de mi prejuicio, decidí echarle un vistazo y me resultaron interesantes las cuestiones que plantea y los ejercicios que propone. El trabajar con este libro tiene un propósito práctico y estratégico para aprender a crearme un buen plan para alacanzar mis objetivos. Además de la lección de humildad y de apertura que conllevó comprobar que puedo abrirme a personas que aprarentemente no me gustan : )
  3. Además de estos libros, voy a escuchar meditaciones guiadas, cantar Mantras, bailar cada día,  usar herramientas  para organizarme y mucho más.

No lo tengo todo planeado al milímetro porque prefiero seguir mi intuición y confiar en que la vida me va a traer cada día lo que más me sirva.

Iré escribiendo y compartiendo todo lo que hago y el material que uso en este blog.

¿Por qué 90 días?

Simplemente surgió este número en mi mente cuando pensé en crear este programa.

Hay algo poderoso en el número 3.

90 días son tres meses.

De hecho, me di cuenta después de haberlo decidido que si empezaba el primer día de diciembre, al terminar febrero del 2014, se cumplirían exactamente los 90 días.

Cualquier cambio profundo lleva un mínimo de tiempo.

También por esto quería darme margen y tiempo, en vez de pretender cambiar en poquisimo tiempo, (que es lo que tengo tendencia a hacer)  decidí concederme el tiempo suficiente para conseguir lo que me propongo.

Mi idea está basada en quererme y tratarme con amor, por eso, me doy tiempo, mucho cariño y ¡paciencia!

Venite, aprendé conmigo y dame tu apoyo : )

Claudia

¿Dejás que entre el amor a tu vida?

11 Nov miedo a no recibir

Muchas veces, lo que bloquea los sentimientos de plenitud, satisfacción y felicidad en una relación es el miedo a no recibir.

Si de chicos, creímos que no habría suficiente para nosotros, que no nos tocaría “un pedazo de la torta”, que nadie nos quería o que no merecíamos el amor de los demás y las cosas buenas de la vida…entonces, podemos haber sacado la conclusión de que “no hay para mí”.

Si tu creencia es esta, y porque recibimos de la vida lo que pensamos que nos merecemos, entonces, adivina qué pasa: la vida te da muy poco, o bien no sos capaz de apreciar y sentir gratitud por lo que te da.

Siempre sentís un vacío, aunque te estén dando, amando, apreciando.

Si ahora, en este momento poderoso, elegís cambiar esta creencia negativa, cambiará tu vida.

Ahora podés elegir decirle a esa nena pequeña que sí se merece el amor y todo lo bueno.

Ahora podés darle amor y ternura, llenar su corazoncito y sanar sus heridas.

Ahora, podés elegir aceptar todo lo bueno de la vida.

Ahora, podés elegir sentirte merecedora.

Porqué lo sos.

Y porque tu vida lo vale.

AHORA SUELTO EL MIEDO A NO RECIBIR.
SÉ QUE MEREZCO EL AMOR Y TODO LO BUENO Y ME DOY PERMISO PARA RECIBIRLO.

miedo a no recibir
Les presento a Mercedes, la gallina sabia : )

¿Y la inspiración?

24 Oct

¿Qué podemos hacer cuando no nos sentimos inspiradas?

 

Esto nos puede pasar en nuestro trabajo, en nuestra creación artística y en la vida en general.

A mí me pasa a veces.

 

De repente no me siento inspirada para levantarme o para escribir. Puede que no sienta inspiración para compartir nada con el mundo.

No me gusta para nada estar en este lugar, ya que suelo tener toneladas de inspiración.

Lo primero que hago es realmente muy simple: acepto lo que siento, acepto el estado en el que estoy.

No lucho ni resisto. Acepto.

Ahora, aceptar no es decidir quedarme así, es más bien darme permiso para sentirme cómo me siento y ser como soy.

Al aceptarme tal como soy, alivio cualquier tensión o exigencia que pueda tener conmigo misma.

Al estar más relajada, entonces, vuelve por sí sola la inspiración, o llegan nuevas ideas y renovadas ganas.

Otra cosa que hago es olvidarme de mí y meterme de pleno en la inspiración de otras personas; leo un buen libro o miro una película.

La tercera y la más importante de las cosas que hago es confiar.

 

Sé que este estado pasa pronto y que suele traer energías renovadas, ideas frescas y nuevos impulsos para lo que esté llevando a cabo en mi vida.

También puede ayudarme dar una vuelta en el parque y tomar contacto con la naturaleza.

Doy gracias por lo que tengo y me relajo, sabiendo que vienen más cosas fantásticas de camino. 

Espero te sirvan mis trucos e ideas para cuando sientas falta de inspiración.

¿Qué haces cuando no te sentís inspirada?

Gracias por estar ahí, por leer y por compartir.

Todo mi amor,

Claudia

 

Cuidate Mamá

19 Oct

Hoy quiero darles unos consejos a las mamás para que puedan cuidarse ellas también.

Habiendo crecido en culturas donde se nos anima a dedicarnos en cuerpo y alma a los hijos, al matrimonio, y en general, a los demás, muchas veces, hemos heredado una actitud de descuido hacia nosotras mismas.

La realidad es que si no nos cuidamos a nosotras mismas, tampoco podemos cuidar a los demás. 

Por eso, hoy les traigo algunas maneras de cuidarnos, cuerpo y alma, aún cuando nuestro tiempo es muy limitado.

Cuidar el cuerpo  

Creo que sobra decir la importancia que tiene una alimentación sana, baja en grasas, preferiblemente vegetariana, vegana o con muy pocos productos de origen animal.

Mucha verdura, cereal integral, frutos secos, semillas, aceites de buena calidad; éstas pueden ser una excelente  base para nuestra alimentación.

Para ahorrar tiempo, yo preparo mucho arroz cuando lo hago así tengo para varios días. Al preparar mi comida, salteo unas verduras para agregarle. Además, me hago una ensalada con zanahoria, remolacha, pepino, tomate o lo que tenga en la heladera. Esto es muy rápido, rico y nutritivo. Podemos haber preparado la comida y comido en media hora.

Hay muchas recetas en internet, libros de cocina y personas que nos pueden guiar en este mundo. 

Mover el cuerpo

También sabemos la importancia que tiene estirar y mover el cuerpo. Los beneficios son numerosos.

Tranquiliza y aclara la mente, nos mantiene fuertes y flexibles, aumenta nuestro nivel de energía, nos sentimos más positivas y capaces, estimula toda una serie de glándulas y hormonas…la lista es larguisima. 

¿Qué pasa si tengo poco tiempo?

Acá van una sugerencias:

– Poner una canción movida que nos guste y bailar con todo durante los minutos que dure el tema.

– Hacer 10 minutos de ejercicio, el que sea. Salir a correr durante 10 minutos o hacer yoga, pilates, gimnasia, o que sea que nos haga bien.  En youtube pueden encontrar muchas tablas de ejercicios cortas. Puede que tengamos 10 minutos por la mañana, 10 por la tarde y tal vez otros 10, todo suma…y aunque sólo hagas 10 minutos, es mejor que nada.

Jugá con tus hijos. Ya sea a la escondida, poner música y bailar con ellos, saltar, revolcarse por el piso…ellos saben, sólo con seguirlos, estaremos moviendo el cuerpo y además, pasándola bien con ellos.

Cuidar la mente y el alma

Los beneficios de la meditación son una lista igual de larga que la de hacer ejecicio, tal vez más aún. Aunque sean 10 minutos una vez al día, podemos sentarnos, cerrar los ojos, respirar y darle un descanso a todo nuestro ser.

– Decir afirmaciones positivas en nuestra cabeza. Esto no lleva ningún tiempo. Cuando nos acordemos, estemos donde estemos haciendo lo que estemos haciendo, y sobre todo si estamos en un momento más difícil. En el colectivo, mientras hago la cola en le supermercado, cuando manejo, mientras le cambio los pañales a mi bebé…

Les dejo una lista, y pueden ampliarla y adaptarla según necesiten. Las afirmaciones son en tiempo presente, afirmativas y en primera persona.

Respiro hondo, sé que la vida me apoya. 

Siempre estoy a salvo y mis hijos también. 

Confío en la vida y en mí misma. 

Sé que todo se soluciona. Respiro y confió en la vida. 

Me acepto tal como soy ahora. 

Me amo y me apruebo. 

Tengo una relación  amorosa, divertida y deliciosa con mis hijos. 

Mis hijos y yo nos respetamos mutuamente. 

Hay muchas otras maneras de cuidarnos y nutrirnos a nosotras mismas.

Estas sólo son algunas, simples y posibles para la gran mayoría. Probalas y contanos qué tal te va.

También, contanos qué hacés para cuidarte y sentirte plena. Nos interesa y todas podemos beneficiarnos de las demás.

Gracias por leer y por desear un mundo más amoroso.

Con amor,

Claudia

Mi regalo para las mamás

17 Oct

¿Cuál es tu mayor desafío como Madre?

Contame aquí mismo o escribime y participá para ganar un regalo excepcional en tu día.

Sos mamá, te gusta el cambio, crecer y los desafíos nuevos.
Sabés que sos digna de lo mejor y que te merecés un regalo único y exclusivo.
Si es así, seguí leyendo…

En honor a todas las madres, quiero hacerte un regalo especial.

Si tenés ganas de enriquecer algún aspecto de tu vida, estás emprendiendo un nuevo proyecto y necesitás algunos consejos sobre cómo llevarlo adelante, querés mejorar tu relación de pareja o simplemente aprender fantásticas herramientas para vivir una vida más plena.

Contame algo sobre vos, lo que te ocupa estos días, lo que deseás, tus sueños o planes… y participá para ganar ¡una sesión de coaching!

Sólo para vos, para mimarte, para hacerte bien, para alimentar el alma y abrir tus alas aún más. 

-El mejor regalo que podemos hacernos es brillar con toda nuestra luz- 

3 actitudes prósperas

17 Oct

La semana pasada, en mi grupo de coaching para Mujeres, trabajamos el tema del dinero.

Uno de los miedos más comunes parece ser el de no tener suficiente dinero o que se termine.

Hoy, les quiero dar tres maneras muy simples para sentirnos conectados con la fuente inagotable de bienestar, abundancia y prosperidad. 

Vivimos en un planeta en el que abundan las cosas buenas, agradables, bellas y sobre todo, donde abunda lo que necesitamos para vivir. 

El aire que respiramos.

El agua que bebemos.

La comida que comemos.

Material para cobijarnos.

Muchos pensarán “Hay mucha gente que no tiene agua, comida o…”. Cierto, hay muchas personas en este planeta que no tienen acceso a estos sustentos básicos para la vida.

Sin embargo, no sucede esto por escasez, sino por codicia.

Hay lugares donde se crea un exceso y lugares donde se crea la carencia. No por razones naturales, sino por intereses inventados por un puñado de seres humanos.

El lugar donde vivo es no sólo abundante, sino que es exuberante. ¿Cómo puede haber personas que pasen hambre? No es porque la naturaleza esté mal hecha y se haya olvidado de crear suficiente para todos.

La verdad es que todo lo que necesitamos abunda. De hecho, imagínense qué loco que hayamos inventado que tenemos que hacer algo (trabajar) para poder sobrevivir. Es muy loco si lo pensamos. Ningún otro ser vivo creó tal engaño. 

Una vez leí que los perros saben hablar, pero no lo hacen para que no los pongamos a trabajar. ¡Cuánta razón tienen!

Vayamos más allá de la locura creada por nosotros mismos y démonos permiso para gozar de la abundancia que nos rodea y que somos.

3 actitudes prósperas

1- Date cuenta de la abundancia que te rodea.

Respirá, senti el aire que llena tus pulmones, que sale, que vuelve a entrar y al que tenés acceso ilimitado y libre. Poder respirar ya es un regalo en sí. Cuando respiramos, nos sentimos vivos. Respirá profundamente ahora. Soltá el aire despacio. ¿Qué tal?

Usá tu olfato, tus oídos, tus manos, sentí la ropa sobre tu piel o el aire si es que no llevás ropa puesta en este momento…tus ojos, mirá a tu alrededor, los colores, las formas, toma consciencia de la abundancia de lo que te ofrecen tus sentidos.

Mirá todo lo que tenés en tu vida. Una cama donde dormir cómoda y abrigada, un techo que te resguarda, agua para tomar y ducharte, la electricidad donde conectar la compu que estás usando en este momento…además de amigos, familia, clientes, colectivos que te llevan donde querés, aviones que cruzan el océano, brazos que te abrazan, un perro que festeja cada llegada tuya…me conmuevo con sólo pensar en todas estas cosas que me rodean. Es tanto, tanto.

Recordémoslo. 

2- No vuelvas a decir nada por el estilo de: “El dinero no crece en los árboles“, “Hay que trabajar duro para ganar plata”, etc… Decíles NO a las frases hechas negativas. Cambiálas o no las digas. 

Hay abundancia de dinero para todos.

El dinero circula libremente por mi vida.

Todo lo que doy me vuelve triplicado, y el dinero también.

Hago un trabajo que me encanta con el cual gano dinero en abundancia. 

3- Sentí gratitud.

Da gracias por todo lo que tenés, por cada monedita que te encontrás en la calle, por cada persona que paga por tus servicios o productos, por tu cuenta corriente.

También, por todo lo demás que ya mencionamos en el punto 1.

A la vida le encanta dar a las personas agradecidas.

Yo, les doy las gracias por estar ahí, leyendo y compartiendo conmigo.

Les mando amor y deseos de prosperidad.

Claudia

Paciencia

15 Oct

Últimamente hablé de los sueños, de seguir nuestro corazón y de darnos el tiempo necesario para sanar.

Yo suelo tener poca paciencia, quiero todo ya bien hecho y con resultados fantásticos. 

La vida no es así porque  la naturaleza no es así.

Necesito recordarme esto en los momentos en que me impaciento con mi propio proceso, con mis proyectos, con mis sueños.

Soy una gran admiradora de Santa Teresa de Jesús. Además de ser muy coherente en su vida y enseñanzas, admiro sus escritos. Uno de mis preferidos, que llevo en la billetera y tengo pegado a mi puerta de entrada dice

“Nada te turbe

Nada te espante

Dios no se muda

Todo se pasa

La paciencia todo lo alcanza. 

Quien a Dios tiene nada le falta

Solo Dios basta”.

Más allá de la palabra Dios, que puede gustar o no, lo que transmiten sus palabras es tan simple, tan profundo y tan cierto. En momentos en que me desespero, me hace bien leer estas líneas. Se llena calma mi corazón y se relaja mi cuerpo.

Hoy, al ser lo que yo necesito escuchar, quiero decirles:

Tengan confianza y fe. Tengan paciencia. 

Lo que verdaderamente es importante para nosotros, llega a nuestra vida. Si nunca sucede es que no era lo mejor para nosotros.

Todo se sana. Incluso las heridas más profundas, con paciencia y amor, sanan. A veces puede parecer que perdura y prevalece el dolor en nuestras vidas, pero no es así. Eso es sólo una ilusión.

Si abrimos bien los ojos, veremos que lo que más hay es amor. Lo que abunda en nuestras vidas y en este planeta es amor. 

Cuando te pese el corazón, respirá. Abrí el pecho, toma aire, sentí la vida dentro tuyo.

Al tomar aire, también creamos un espacio donde podemos sentir: sentiremos entonces lo que necesitemos en ese momento. Si nos sentimos alegres, sintámoslo, si sentimos tristeza, dejemos que salga y que las lágrimas se lleven el dolor.

Respirá. Toma aire, llena tus pulmones y sentí la vida dentro tuyo. 

Seguís viva, a pesar de todo lo que te haya pasado en esta vida.

Confiá en que la vida te está trayendo lo que deseás, que ya es tuyo. Tus sueños ya son realidad. 

Date el espacio y el tiempo para cuidar de tus emociones, y recordate que todo se soluciona. Todo sale bien al final, sea lo que sea con lo que te estás enfrentando ahora.

Confiá y seguí soñando

Respirá.

Y, tené paciencia.Cantá, saltá, bailá, sentí la vida en tu cuerpo.

Gracias por estar viva y por tomar el tiempo de leerme.

Todo mi amor,

Claudia

Confía siempre en tu corazón

12 Oct

Después de pasar unos pocos meses en Argentina hace ya dos años, de gira con un espectáculo, volví a la ciudad a la que llamaba casa en aquel entonces.

Ya tenía la intención de  mudarme de Madrid. Había llegado el momento de moverme. Sin embargo, no habría imaginado que finalmente, la vida me traería de nuevo a Buenos Aires.

No entendí el porqué de mi decisión, simplemente fue claro que era lo que mi corazón quería que hiciese.

Y siempre le hago caso a mi corazón cuando se trata de asuntos mayores.

Total que, me vine de nuevo para el sur con la intención de compartir mi experiencia, lo aprendido, lo vivido y todo lo que llevo dentro.

Decidí venir y dedicarme al área del crecimiento personal y espiritual. Quería dar,  lo mejor de mí y lo que más falta hace.

Vine pensando en ayudar a sanar a otros y terminé dándome cuenta de que había venido hasta aquí para cerrar el círculo de mi propia sanación.

Fue un hermoso descubrimiento, con mucho sentido por otro lado, ya que creo con todo mi ser que mi sanación influye en la sanación de lo demás y del planeta.

Somos todos uno ¿cierto?

Ahora, el descubrimiento más fascinante, lo hice en estos últimos días.

Me di cuenta que no sólo vine hasta mis raíces para concluir un proceso de sanación que arrancó hace años, sino que mi manera de sanar esta parte de mí, ha sido poniéndome en la misma posición en la que estuve cuando se forjó la herida. 

Yo viví con mi abuela, en Gascón y Corrientes, mientras mis padres estaban encarcelados por razones políticas durante la última dictadura militar.

Mi abuela era mi mayor apoyo, su presencia me reconfortaba. Ella me alimentaba con su amor y me vestía con ternura.

Aún así, fue una época muy solitaria para mí. Yo era la única niña en aquella casa, ya que mis hermanos vivían con mi tía, también en capital, pero no al lado precisamente.

A mí me gustaba pasar los días cerca de mi abuela, ya que el mundo exterior me parecía, y de hecho lo era, un lugar tremendamente hostil.

Y aquí estoy, muchos años más tarde, viendo cómo mis vuelta a Buenos Aires ha sido un reflejo de aquel aislamiento. Estos primeros 6 meses en la ciudad los viví en mi pequeño mundo, en mi cueva.

El porqué es lo de menos, yo decidí confiar en mí misma y en mi propio proceso. Si necesité encerrarme durante un tiempo, sé que hay una razón detrás. Elegí respetar cada cosa que sentí y dejarme ser.

Me di permiso para vivir mi proceso tal como lo necesitaba.

Por eso, ahora, puedo observarlo y entenderlo.

Si necesité quedarme en mi crisálida durante un tiempo  está bien. Sé que adentro sigue estando la mariposa, reponiendo fuerzas, que desplegará las alas para volar mas alto que nunca antes. 

Escuchemos nuestra alma, démonos permiso y tiempo para serle fiel.

No siempre sabemos el por qué de nuestras necesidades en el momento, pero podemos confiar. 

Si confiamos, tendremos la oportunidad de maravillarnos ante nuestra propia magnificencia, nuestra infinita sabiduría y seremos testigos de la cualidad milagrosa de la vida. 

Hoy, deseo confíen en lo que les dice su corazón. Recuerden: el nunca se equivoca. 

Gracias por estar y ser.

Con todo mi amor,

Claudia

Cómo adoptar un hábito nuevo

10 Oct

Hola hermosas almas,

hoy es mi día 9 en el proceso de adquirir un hábito nuevo.

Hace un par de semanas, leí que se instala un nuevo hábito en 28 días. Así que decidí hacerlo y ver qué tal.

Elegí tres cosas, la primera siendo la más importante, ya que es también la que más me cuesta. 

Durante 28 días, me levanto a las 7:00, hago yoga y medito.

Los más difíciles fueron los primeros días, sobre todo porque no siempre consigo acostarme lo suficientemente temprano como para dormir las horas que necesito. Ese, en verdad, es el desafío más grande.

Anoche, conseguí acostarme a esa hora y esta mañana estaba despierta a las 6:45.

El momento en que empieza a volverse natural la nueva costumbre es una sorpresa deliciosa. 

Si nos observamos, veremos que tenemos un montón de hábitos. Muchos positivos y otros no tanto.

Tal vez no funcione pretender cambiar nuestra manera de vivir en general, pero sí podemos cambiar pequeñas cosas, una a la vez. 

Si en 28 días podemos adoptar un nuevo hábito, dándonos un descanso de 7 días entre cada hábito nuevo que nos proponemos, adoptaríamos 10 nuevos hábitos por año. 

¡Diez hábitos nuevos en un año!

Son muchos.

Y son muchos más de lo que solemos conseguir cuando a principio de año hacemos una larga lista de lo que deseamos cambiar en nuestras vida. Lista que en general, yace olvidada en algún cajón.

También podemos elegir hacerlo un mes sí, otro no, que aún serían 6 hábitos nuevos por año.

Me parece una idea fabulosa, práctica y simple. Dos bases sólidas para crear un cambio positivo y efectivo.

¿Qué hábitos nuevos les gustaría adoptar?

Se me ocurren algunos evidentes como hacer ejercicio, meditar, comer 3 piezas de fruta cada día, leer media hora cada día…

Otros menos evidentes y muy poderosos pueden ser: escribir un par de páginas, hacer una afirmación positiva sobre mí y sobre mi vida, bailar una canción, mirarme al espejo y decirme “te quiero”, pintar un mandala

¿Qué más se les ocurre?

¿Qué hábitos nuevos han logrado adoptar en sus vidas?

¿Cómo lo hicieron?

Hoy, los invito a elegir un nuevo hábito que quieren tener en sus vidas, y empiecen ya a ponerlo en práctica, durante 28 días. Después de esos 28 días, evaluarán si quieren seguir con esta costumbre o no.

Para cambiar pautas mentales, se dice que nuestro cerebro necesita 30 días y acabo de leer que para los cambios espirituales, serían 32.

Ante la duda, podemos seguir unos días más y ver si arraiga más todavía nuestra nueva costumbre.

Dejen  aquí sus  ideas y experiencias que nos inspiran y ayudan a todos.

Gracias por estar ahí, compartiendo este fascinante camino conmigo.

Toneladas de amor,

Claudia

Cuando la vida parece una película surrealista

8 Oct

A veces, la vida parece una película surrealista.

Y yo me siento protagonista de ella en este momento. 

Todo parece ir como en una película de Charly Chaplin. Todo lo que toco, parece fallar.

Desde cursos vacíos, pasando por mails sin contestación, cancelaciones y todo esto bordado por larguísimas horas de trabajo. No sé ustedes, pero yo me llego a cuestionar. De hecho lo cuestiono todo. Es cierto que tengo una tendencia natural al cuestionamiento, desde muy chiquita lo hacía con todo a mi alrededor, y por supuesto, conmigo. 

Se puede volver muy pesado porque me quedo con la sensación de no saber nada, y menos donde estoy parada o hacia donde ir. También es parte de la riqueza de mi vida; no hago nada sin que tenga un significado profundo para mí.

Por suerte, mi otra especialidad es renacer de las cenizas. Aparentemente  esa es una característica escorpiana, que es mi signo lunar, mi cara oculta.

La semana pasada tenía dos cursos programados; a uno no se anotó nadie, a otro se anotó una persona que terminó desistiendo y a último momento, la noche anterior, se anotó alguien nuevo al que le dije que sí podía venir, dispuesta a darle el taller sólo a él, que simplemente no vino, ni llamó ni escribió.

El sábado, dos de las tres mujeres que iban a venir al curso semanal que doy, llamaron para avisar que no venían y una alumna de inglés se va de viaje durante meses y ya no va a tomar clases.

¡Ah! Y esta mañana, mi compu parece haber decidido dejar de funcionar del todo.

Les puedo decir que hasta alguien que puede verle el lado positivo a la tragedia griega más tremenda, puede tener momentos de querer salir corriendo, o arrancarse los pelos…yo, por tenerle demasiado cariño a mi cabellera y por estar demasiado segura de lo que estoy haciendo…opté por hablar con Dios (Y si les molesta la palabra, reemplácenla por otra, Energía universal, Pachamama, Universo…).

“Bueno. Está bien. Decíme qué es lo que necesito cambiar. ¿Qué pensamiento es erróneo? Sé que estoy en una etapa de crecimiento agudo y de sanar cosas muy antiguas, sé que volví a Argentina para eso. Ahora, necesito una mano. Decíme qué es lo que querés que haga, lo haré. ”

La respuesta fue clara, y no, no fue una voz, más bien un “sentir”, más abajo les cuento.

Mi intención al compartir esto es, primero, que sepan que nos pasa a todos, segundo, darles algunas ideas sobre cómo lidiar con esta situación. Acá van 3:

1- Divertirnos haciendo otra cosa que no tenga nada que ver con el tema que está siendo un desafío, olvidarnos del tema, de nosotros, pasarla bien.

2- Soltar el control. Soltar, soltar y volver a soltar. Soltar las expectativas, soltar lo que creemos que debe suceder y lo que pensamos que es lo mejor para nosotros. Personalmente, tomo aire, y al exhalar, digo las palabras “suelto la necesidad de controlar/suelto el control/suelto la tensión…” y visualizo como se va esa tensión en el aire que sale por mi boca.

3- Darnos apoyo pasando tiempo con personas positivas que nos pueden recordar todo lo bueno que si tenemos en nuestra vida y abrazarnos si lo que necesitamos es llorar un rato. Esto, se puede hacer solo también.

Obviamente, además de todo esto, podemos cagarnos de la risa, esto es muy importante. Reírnos de la vida,  de nosotros y de lo que nos pasa. 

La respuesta que obtuve de mis preguntas a Dios fueron que  me estoy esforzando demasiado y todavía no encontré mi público ideal, al que le interesa y le sirve de verdad lo que tengo para dar.

Lo primero, lo voy a trabajar en seguida, en cuanto cuelgue este artículo, voy a dejar la compu y dedicar el resto del día a hacer cosas que nada tienen que ver con mi trabajo.

Lo segundo, lo estoy estudiando ya, me estoy formando para poder dirigir mi mensaje y trabajo hacia las personas que realmente lo quieren y necesitan.

Pueden dejar un comentario debajo, preguntarme lo que quieran o compartir sus experiencias. Siempre nos ayuda e inspira a todas.

Gracias por leer, espero les sirva/inspire/ayude…

un abrazo enorme,

Claudia

(pd. Después de escribi esto y de publicarlo, me di cuenta que lo había publicado en mi blog en inglés…de verdad, apago en cuanto esto esté colgado en facebook…lo prometo)